Resulta ser pura necesidad personal contagiada, nada de lo que hacemos es casual y, en este caso, con este fragmento coreográfico quisimos depositar la dicha y buenaventura de nuestras carreras.
Los caminos comienzan en lugares distintos, en diferentes tiempos, se construyen bajo situaciones algunas veces aleatorias y otras muchas premeditadas pero en cualquier caso siempre con responsabilidad, compromiso y un profundo respeto por el trabajo. En este camino aparece una señal luminosa que indica una intersección y allí, después de un tiempo, nos miramos y nos preguntamos ¿qué está pasando?, ¿cómo hemos llegado hasta ahí?, ¿por qué?, ¿ y ahora?.

La danza es tu camisa, que es la misma que la mía, es lo que compartimos y es todo lo que ocurre cuando la usamos, este es nuestro pequeño homenaje a la danza..